Archivo diario: 12 noviembre, 2012

Mudanzas, hazlo fácil

Cambiarse a una casa nueva suele ser motivo de alegría e ilusión, pero si no se planifica correctamente la mudanza, el traslado puede complicarse y presentarnos muchos inconvenientes. Una mudanza sin organización puede convertirse en una experiencia negativa que tardaremos tiempo en olvidar. Por ello, conviene tener en cuenta algunos consejos.

No es agradable llegar a tu nueva casa y comprobar a la hora de desembalar tus cosas que faltan enseres o que algunos de nuestros objetos más queridos han llegado rotos. Sin embargo, suele ser moneda común en los traslados que no han sido previa y concienzudamente organizados. Para evitar llevarnos disgustos innecesarios y conseguir hacer más fácil el traslado, nada mejor que seguir una serie de sencillos consejos que aseguren el éxito de nuestra mudanza. Como en casi todo, a la hora de mudarse una buena organización puede facilitarnos mucho las cosas.

Determina bien qué es lo que quieres trasladar…

Cuando estamos desmontando nuestra casa para mudarnos aparecen muchos objetos que, con el paso del tiempo, se han convertido en trastos inservibles que ya no usamos ni usaremos. Traslada sólo lo que realmente necesites. Te servirá para aprovechar mucho mejor el espacio de tu nueva casa y evitará que tengas que cargar con cosas inútiles, ahorrándote costes en el transporte, tiempo y espacio utilizado.



mudanzas pedidoMide bien los espacios de tu nueva casa antes de hacer el traslado… Verifica que las dimensiones de los electrodomésticos y muebles encajan en los espacios de tu nueva vivienda. Si puedes hacer plantillas de los muebles a escala y colocarlos sobre el plano de tu casa nueva, mucho mejor. Resulta realmente frustrante comprobar, después de haberse mudado, que algunas de las cosas que hemos llevado no encajan en nuestro hogar. Haciéndolo con tiempo, puedes vender los muebles que no te interesen y sacar algún dinero por ellos.


mudanzas cajaPide presupuestos para la mudanza… Si, como suele ser lo más habitual, has decidido contratar los servicios de una empresa para hacer tu mudanza, lo mejor es conseguir un mínimo de tres presupuestos por escrito de agencias de transporte que te ofrezcan garantías. Para asegurarte de que el presupuesto sea real y evitar ulteriores problemas, detalla absolutamente todo lo que desees trasladar y todos los servicios que requerirás de la empresa, como por ejemplo el empaquetado de enseres, traslado de electrodomésticos, espejos, etc.

Los seguros de mudanzas

Miles de españoles sufren cada año en propia carne la angustiosa experiencia de trasladar su casa de un domicilio a otro. Se enfrentan entonces al complejo mundo de las mudanzas, en el que hay que orientarse con brújula. Así que no vienen mal algunos consejos prácticos para conseguir que la operación resulte lo más sencilla y barata posible.

Lo primero que le interesa saber es que no debe dejarse engañar por las apariencias. El aspecto de los camiones no significa nada. Muchas veces, detrás de un “lujoso” transporte se esconden los mayores “piratas”. Igualmente es importante huir del estereotipo del representante elegante e ingenioso, ya que algunas empresas maquillan de esta forma sus enormes deficiencias.

Las asociaciones de consumidores recomiendan que, a ser posible, el traslado de los enseres se organice con una casa de mudanzas del barrio. De no optarse por esta vía, es primordial comprobar que la empresa se encuentra legalmente establecida y no olvidar nunca su nombre y sede social.

En general, el mejor baremo para enjuiciar la calidad del servicio es el cumplimiento de los requisitos legales. Uno de ellos es la realización de un presupuesto previo por escrito, que se elabora mediante la visita de un representante de la empresa al lugar de origen de la mudanza. Una vez aceptado el presupuesto, la compañía está obligada a realizar un contrato homologado, que certifica que la sociedad se haya inscrita en el Ministerio de Transportes y en el Registro de Empresas dedicadas a esta actividad. Este requerimiento garantiza la existencia de un control oficial y facilita posteriores reclamaciones.

Un buen seguro.

La empresa está obligada a asegurar la carga trasladada, para el caso de que haya roturas o pérdidas. En la actualidad, el porcentaje pagado en la prima oscila entre el 6 y el 8 por mil del valor total de la mudanza. En caso de no existir seguro, la indemnización suele hacerse por kilogramo, con el pago de 500 pesetas por kilo. Sin embargo, el cliente estará más protegido con un seguro firmado y pagado. A veces algún mueble sufre desperfectos en el transcurso de la mudanza.

Una de las grandes diferencias entre las empresas de mudanzas serias y las que operan sin garantías radica en las fórmulas de pago. Por sistema, buena parte de las compañías exigen el desembolso del 100% del importe por adelantado, aunque no se ajusta a la legalidad. El servicio ha de ser pagado al final, si bien el incremento en el número de morosos ha llevado a estas casas a imponerlo como norma.

El pago por adelantado tiene muchos riesgos. Existen innumerables casos de empresas piratas que tras cargar los enseres elevan sus tarifas, negándose a descargarlos hasta recibir el importe suplementario.

Por ley, la contratación de una mudanza está sometida a un 16% de IVA. Pese a ello, una buena parte de las compañías y de los usuarios cierran su contrato con un “pacto de conveniencia” que elude el impuesto. Dicho arreglo implica la inexistencia de una factura, y por tanto, de la posterior declaración a Hacienda.

Esta circunstancia, sin embargo, está cambiando y hoy en día más del 60% de los contratos suscritos incluye el pago del IVA. Por su parte, los empresarios europeos del sector están luchando en Bruselas para que el impuesto se reduzca al 8% .

Hay quien compara a las casas de mudanzas con un iceberg, porque tras su denominación social se esconde un emporio de actividades de gran amplitud y variedad. Al margen del empaquetado y traslado de los enseres, las empresas incluyen servicios “especiales” que recogen todos los trabajos que se salen de la normalidad, como conservación de obras de arte o de instrumentos de música, aislamiento de materiales de alto riesgo, desmontaje de locales y oficinas de complicado acceso, traslado de vestuario o mobiliario de exportación-importación…

Consejos para la mudanza

1º) Qué llevar a la casa nueva:
En función al nuevo hogar hay que elegir los muebles que se llevaran y cuales quedaran en la vieja casa con el nuevo propietario o se destinaran a alguien que los necesite. No olvide verificar si las dimensiones de los electrodomésticos (lavadora, nevera, etc.) se adaptan en la casa nueva. Las habitaciones cada vez las hacen más pequeñas, tome las medidas para saber si le caben ambas mesillas después de colocar la cama. Luego, al llegar a casa comience a seleccionar la ropa, trastos y todo lo que no quiere más. Así no llevará a la casa nueva, cosas que no le interesa conservar. Otra opción es vender los muebles que no le interesan y sacar algún dinerito.
2º) Como seleccionar que llevar:
La mudanza no significa trasladar todo lo que poseemos en la casa. Seleccionar y separar lo que no se llevara. Regalar los trastos que no interesan a alguien que lo necesite y sino sacar fuera y llamar al ayuntamiento. Cuando llega el momento de mudarse y comenzamos a embalar nos damos cuentas de la cantidad de cosas que fuimos acumulando a lo largo de los años y que ni siquiera utilizamos. Todo lo que no se ha usado en últimos 6 meses o si quiere un año, no se usara más, déjelo. Lleve lo menos posible a su nueva vivienda.
3º) Toda la familia a embalar:
Si es usted y su familia son quienes embalaran, dos semanas antes del día de la mudanza solicite a la empresa encargada del traslado, las cajas y todos los elementos de embalaje necesarios para comenzar la tarea.
4º) Planificar el embalaje:
No guarde un poco de cada cosa y al tun-tun. Lo mejor es embalar cuarto por cuarto, hay que numerar las cajas y también puede poner un color especial para distinguirlas de las cajas de otras habitaciones. No olvide realizar el inventario de cada caja. Identifique con color y en varias caras las que contengan objetos “Frágiles”.
5º) Como embalar:
  • Para los artículos más pesados como los libros, utilizar cajas pequeñas que se puedan transportar o mover con facilidad.
  • La vajilla hay que embalar por separado y con mucho cuidado. Los platos hay que embalarlos con plástico – burbuja y colocarlos dentro de la caja de forma vertical, por que son más resistentes frente a los golpes. Luego rellenar los huecos con papel de periódico arrugado. Las copas hay que envolver una por una en plásticos – burbuja y guardarlas de pie. Rotular con colores fuertes con la palabra “Frágil” en varias de sus caras.
  • Las cintas adherentes para precintar las cajas, no hay que usarla directamente sobre los muebles, luego costará mucho sacar el pegamento y puede estropear los acabados.
  • La ropa se guarda en bolsas de basura grandes y la ropa más delicada en cajas especiales con barras para colgar.
    Los artefactos electrónicos, es mejor trasladarlos envueltos en mantas y atados con cuerdas.
Archivos
noviembre 2012
L M X J V S D
     
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930